Transformaciones y perspectivas en el uso humano del espacio Mundo

p_pic

Estudio de geografía económica y política

Estudio de geografía económica que trata sobre las transformaciones del uso humano del espacio geográfico mundo en sus relaciones político-económicas desde el siglo XVI hasta el siglo XXI y de las perspectivas de conformación del mismo.

Autor: Javier Colomo Ugarte


Primera parte

Estudio Abril del 2005

La formación del espacio económico mundo (Del siglo XVI al siglo XXI)

Ver estudio en diapositivas

En el siglo XXI, la formación de la Economía Mundo precisa de una nueva organización del espacio económico que posibilite el acceso de los países pobres a los servicios y  bienes básicos de consumo.

Comentario:

Desde el siglo XVI, con el dominio por las potencias absolutistas europeas de amplios territorios de ultramar y la progresiva explotación por compañías particulares del comercio marítimo se iniciaría la formación del espacio económico mundo. La progresiva introducción del capitalismo en las relaciones comerciales internacionales daría lugar a profundas transformaciones sociales en el seno de las sociedades europeas y articularía el espacio económico mundo en diferentes imperios coloniales que respondieron a las necesidades de las respectivas metrópolis. Con posterioridad, los pueblos colonizados lucharon por conseguir su propio desarrollo económico que lo basaron en la premisa de la emancipación colonial y la instauración de un Estado independiente que les permitiera aplicar sus programas económicos. Entre los años 1950 y 1975 se constituyó gran parte del mosaico de países que conformaron el denominado Tercer Mundo. En los comienzos del siglo XXI, se demuestra que la independencia política no ha traído la prosperidad a estos países, y millones de pobres en el mundo se preguntan por las alternativas a años de fracaso económico. El siglo XXI va a ser protagonista de grandes transformaciones, y éstas van a estar presididas, por la culminación del espacio económico mundo, donde el ámbito de las naciones como marco de desarrollo económico necesariamente irá perdiendo su vigencia histórica.

Esa gran transformación solo puede llegar de la voluntad de millones de personas por unas nuevas relaciones entre los países ricos y pobres, en un movimiento de personas y naciones hacia una progresiva integración equitativa económica mundial.


Segunda parte

Estudio  2007 /  2010

El proceso productivo mundial en el siglo XXI

Ver Estudio en diapostivas

La economía global se encuentra en una encrucijada histórica, como nunca lo estuvo antes y los países emergentes pueden hacer que el vigente sistema económico neoliberal dominante en el mundo pueda experimentar una profunda transformación que traiga un modelo económico más humanizado orientado a la satisfacción de las necesidades básicas y el acceso a los bienes de consumo de la población de los países en desarrollo.

Comentario:

El modelo de desarrollo basado en el consumismo de una cuarta parte de la población mundial de los países desarrollados ha quebrado tras la crisis iniciada en el 2008. El camino de la recuperación occidental está en la exportación hacia los países emergentes, algunos países con un fuerte sector exportador como Alemania tienen esa ventaja y eso les puede dar el plus de ganancia necesario para sanear las cuentas y crear empleo.

Los países emergentes aunque parten de una productividad más baja que los países más desarrollados, reducen costes de producción en empleados y energía por unidad de PIB ($) más rápidamente que los países más productivos, lo que les proporciona una mejora diferencial de la productividad que está haciendo perder competitividad a los países más productivos particularmente a EEUU.

La integración económica mundial propuesta por los países emergentes, no encaja en la tradición Occidental acostumbrado a subordinar a los países en desarrollo a sus intereses, por ello, dos tendencias se abren en el mundo: Occidente escorado hacía la confrontación y la defensa de su hegemonía; los Países emergentes a favor de instaurar una paz duradera que les permita promover su desarrollo y avanzar en la integración económica regional y mundial.


Tercera Parte

Estudio 2006 y 2009

El porvenir del Sistema Energético Mundial

Ver estudio en diapositivas

Los combustibles fósiles progresivamente desde el siglo XIX se han convertido en las fuentes de energía primaria dominantes en el sistema energético mundial. Pero a finales del siglo XX estas fuentes de energía primaria comenzarán a ser cuestionadas debido a los nocivos efectos medioambientales producto de la externalización de los costes de producción en forma de gases de efecto invernadero a la atmósfera, responsables de un progresivo cambio climático global.

El vigente modelo energético mundial basado en un 80% en los combustibles fósiles, presenta el problema no solamente de sus efectos medioambientales, sino el de su final en el presente siglo XXI por agotamiento de las reservas de petróleo, gas natural y carbón, sin que, por el momento, se haya desarrollado una alternativa energética de reemplazo a la capacidad calorífica que proporcionan los combustibles fósiles para la conversión de la energía en trabajo productivo.

Las alternativas de otras fuentes de energía primaria como las energías renovables, por su elevado coste y las limitaciones de la superficie terrestre, difícilmente van a poder reemplazar la energía derivada de los combustibles fósiles, sin que, por otra parte, en el actual paradigma tecnológico mundial puedan sustituir al motor de combustión interna para la transformación de la energía en trabajo productivo con el que funcionan los grandes transportes terrestres, marítimos y aéreos; la maquinaria pesada móvil para la construcción de infraestructuras, y la destinada al sector agrario que permite liberar del trabajo manual agrícola a la mayoría de la población activa para emplearse en otros sectores económicos.

La tarea prioritaria que tiene la humanidad es trabajar con premura para implementar las tecnologías que eviten la libre emisión de gases de efecto invernadero, así como el desarrollo de un sistema energético y tecnológico para la conversión de la energía en trabajo productivo que reemplace el motor de combustión interna antes del agotamiento de los combustibles fósiles.


Cuarta parte

Estudio junio del 2007 / febrero 2013

Los probables impactos climáticos, derivados de las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero

Ver estudio en diapositivas

 

Los impactos más importantes vienen determinados por la elevación media de la temperatura mínima nocturna, siendo mayor esta elevación en la medida que los promedios de temperatura mínima son más bajos, afectando por lo tanto de manera más importante a los climas más fríos, favoreciendo el deshielo en los polos y los glaciares de alta montaña.

Debido al calentamiento global se está produciendo el ajuste de las masas térmicas de aire que regulan la circulación atmosférica, dando lugar en el hemisferio norte a grandes vaguadas en altura con gran profundidad meridional y dorsales con gran profundidad septentrional y a la inversa en el hemisferio sur. Este ajuste de las masas térmicas de aire, que probablemente durará el tiempo que dure el calentamiento térmico de la tropopausa por la emisión de gases de efecto invernadero, ocasionan con frecuencia fenómenos meteorológicos extremos.


Quinta parte

Ensayo julio del 2009

La Tercera Civilización Mundial

 Ver estudio en diapositivas

Las civilizaciones a lo largo de la historia han estado circunscritas a países o regiones, si bien, la humanidad globalmente se ha desenvuelto en dos grandes civilizaciones: la del Antiguo Régimen regida por Reyes y emperadores hasta el periodo de la Ilustración en el siglo XVIII y el inicio de la revolución industrial, donde se alumbrará una segunda civilización mundial regida por el Estado Nación de soberanía popular, y la implementación de los combustibles fósiles a gran escala como forma de transformar la energía en trabajo productivo. Civilización de la cual formamos parte.

La Tercera Civilización Mundial es un ensayo político – histórico en el que se vierten ideas y conceptos de lo que ha sido el periplo de la humanidad en los últimos trescientos años, en el cual se ha ido conformando, en la memoria colectiva, un legado histórico universal de avances y fracasos que nos ha situado a principios del siglo XXI en una situación mundial donde se precisa rearticular un mensaje de esperanza para el conjunto de la humanidad. Un mensaje cuya praxis debiera inaugurar una nueva civilización mundial basada en la Paz y el desarme y para abordar globalmente los graves desequilibrios socioeconómicos, así como, detener los perversos efectos medioambientales que el vigente modelo de desarrollo económico y energético está produciendo.